1. SANTUARIO DEL SEÑOR CAÍDO DE MONSERRATE

Situado en el Cerro de Monserrate, lugar de peregrinación desde la época de la colonia, exhibe en el templo una hermosa talla del Señor Caído de Monserrate, del siglo XVI, elaborada por Pedro de Lugo y Albarracín, a la cual se le atribuyen poderes curativos. Los días domingos los fieles acuden a realizar el camino penitente, desde la base del cerro en la Avenida Circunvalar, hasta la cima en la que encuentran, primero el viacrucis y luego las escalinatas principales, que anteceden el templo. Se puede subir también en teleférico o en funicular.

2. CATEDRAL PRIMADA DE COLOMBIA

El templo, situado en la Plaza de Bolívar, fue diseñado por Fray Domingo de Petrés y construido entre 1807 y 1823, año en que se consagró como Catedral Primada. En su interior se observan sólidas columnas, capilla y altares con pinturas y tallas de los siglos XVII y XVIII. En su capilla más grande reposa la tumba de Gonzalo Jiménez de Quesada, fundador de la ciudad, así como los restos del prócer Antonio Nariño. Fue declarada Monumento Nacional en 1975. Diariamente allí se celebra la Eucaristía y se atiende el sacramento de la Confesión.

3. SANTUARIO DEL DIVINO NIÑO DEL 20 DE JULIO

Es un lugar de devoción muy concurrido por fieles que acuden con el propósito de que el Divino Niño Jesús atienda sus súplicas en favor de vivienda, salud, trabajo, encuentros matrimoniales y salvación eterna. La celebración de la Santa Misa, los fines de semana y días festivos, es continua y por la cantidad de personas que acuden usan varias capillas y una plazoleta que antecede al santuario. Alrededor se encuentra una variada oferta de objetos de devoción los cuales son adquiridos para ser bendecidos en el templo.

4. MUSEO SANTA CLARA

Conoce la inmensa riqueza del patrimonio colonial colombiano: retablos, altares, tallas en maderas, esculturas, arquitectura y lienzos de autores como Gregorio Vásquez de Arce y Ceballos, Baltazar y Gaspar de Figueroa, de los siglos XVII y XVIII, están a la vista en este Museo ¡No te lo pierdas!
Una guía interactiva llamada “Johanna de San Esteban”, con pantallas táctiles, te permitirá conocer la cripta, el campanario y ver de cerca las pinturas que están en lo más alto.
Sus exposiciones temporales de arte contemporáneo, proponen un diálogo entre el presente y el pasado.

5. IGLESIA SAN ALFONSO MARÍA DE LIGORIO

Este templo es uno de los mayores atractivos religiosos de la ciudad; tiene en la parte derecha junto a la entrada, una copia de la imagen del Señor de los Milagros de Buga a quien se le atribuyen sus mismos milagros. Así mismo acoge las obras de arte del templo de Santa Inés destruido en 1957, sobresalen en el templo el artesonado de la techumbre, el retablo del presbiterio, los altares laterales y el sócalo de los muros tallado en madera.

6. BASÍLICA DE NUESTRA SEÑORA DE LOURDES

La Iglesia de Nuestra Señora de Lourdes de estilo gótico, inicio su construcción en el año 1875 y fue consagrada en 1937, para su edificación intervinieron los arquitectos Julián Lombana quien se basó en la basílica de Lourdes de Francia y Arturo Jaramillo Concha terminado la construcción en 1954. Su inspiración medievalista marco una diferencia entre la arquitectura clásica preferida para los edificios del Estado y la religiosa. Para el 2009 por su avanzado estado deterioro se anunció la restauración. 
Se destacan los vitrales policromados de origen alemán y los monumentales espacios interiores, la torre cuadrangular que remata la fachada, las torrecillas del frontis, los arcos de ojiva de las puertas y la ornamentación de las cornisas.

7. IGLESIA DE SANTA BÁRBARA DE USAQUÉN

La iglesia de Santa Bárbara fue la más importante del municipio el cual para la fecha de construcción en 1665, aún no formaba parte de la ciudad. Su fachada en tapia blanca es sencilla, sobre el portal y la entrada se yergue una torre. Al fondo de la iglesia está el retablo en madera tallada y dorada que se ha datado de la mitad de siglo XVIII, en su interior se encuentran cuadros de la Virgen de Chiquinquirá, la Crucifixión, la Anunciación de María, La Natividad, Asunción de la Virgen y su Coronación y la adoración de los magos. Contiguo a la iglesia en 1775 se levantó el Claustro de Santa Bárbara de Usaquén construido por los Hermanos Eudistas quienes destinaron a este recinto casi 5.000 metros cuadrados con pisos de madera y ventanales republicanos que dan al patio central en donde se encuentra una virgen tallada en mármol.

8. SANTUARIO NACIONAL DE NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN

En el año 1926 se celebró una misa campal precedida por el Monseñor Ismael Perdomo quien bendijo la primera piedra del templo en honor a la Virgen del Carmen al cual invitaba a todos los feligreses a participar en la construcción del Santuario. La devoción de la Virgen del Carmen se debe al Canónigo Francisco Javier Zaldúa; su divulgación y entusiasmo de toda Colombia por la Virgen del Carmen demandó la posibilidad de construir un santuario para la veneración de la “Estrella del Mar” pues es la Virgen quien nos conduce al encuentro con Jesús, que con su arquitectura y todo el trabajo desinteresado, solo movido por la fe, hizo realidad el templo.

9. SANTUARIO DE NUESTRA SEÑORA DE GUADALUPE

Está situado en la cima del cerro de Guadalupe, a 3317 m s.n.m. contiguo al cerro de Monserrate, con quien conforma el conjunto de cerros tutelares de Bogotá. En la cúspide están la estatua de la Inmaculada Concepción, con 15 metros de altura, obra del escultor bogotano Gustavo Arcila Uribe; una pequeña ermita consagrada a Nuestra Señora de Guadalupe y un mirador, desde donde se aprecia una imponente vista de la ciudad. La Semana Santa es muy tradicional en este lugar, especialmente el jueves Santo cuando los fieles hacen el Viacrucis a pie desde la base de la montaña, hasta la cúspide. El 12 de diciembre celebra la gran fiesta en honor a la guadalupana.

10. CEMENTERIO CENTRAL

El Cementerio Central un lugar donde el arte es simbólico y la comunicación con el otro mundo es constante. El sector oriental presenta en su cuerpo central, un trazado elíptico, en cuya avenida central y sus cercanías están enterrados la mayoría de los personajes ilustres de la historia de Colombia que aunque hayan muerto, aún tienen identidad y posición social, además según la creencia popular, se comunican con los vivos y hacen favores y milagros a quien ora por sus almas y visita sus tumbas.
Fue el primer cementerio que se construyó en la ciudad y data del siglo XVIII, luego de ser prohibidas las inhumaciones en los atrios de las iglesias. Las criptas, los mausoleos de familias ilustres, ermitas y monumentos conforman la necrópolis donde se encuentran verdaderas obras de arte de importantes escultores como Tenerani y Sighinolfi. Este parque patrimonial es así mismo un espacio alternativo para comprender cómo se ha entendido la vida y la muerte en la Capital.